¿Es malo para la salud liberarse del sujetador?

Buena Vida/El País Pocas prendas resultan tan provocativas como el sujetador. Pero también tan polémicas. Lleva entre nosotros más de un siglo: allá por 1907, un tal Pierre Poiret creó un armazón con alambres y suaves tejidos a lo que más tarde hemos denominado sostén, toda una liberación tras siglos de mujeres encorsetadas. A lo largo de estos más de 100 años el sujetador se ha convertido en pieza esencial en la vida de la fémina: síntoma –y casi origen– de la opresión femenina, posible causa de cáncer según algunos y protector de la misma enfermedad según otros. ¡Pura contradicción!

La última tendencia tiene más que ver con la moda que con la salud o la liberación de la mujer. Se trata delbraless, es decir, lucir amplísimos escotes incompatibles con el uso de la dichosa prenda. Y no solo sobre las alfombras rojas

El caso es que con tanto ir y venir de las modas, tanto a favor y tanto en contra, las damas del mundo ya no saben exactamente qué hacer con el sostén.

Sergio Fernández, especialista en Medicina Estética y Nutrición y médico estético en Clínicas Dorsia  “Hay datos fiables sobre el beneficio de usar sujetador en casos de gigantomastia [crecimiento anómalo y excesivo de los senos], pues la mujer mejora así el dolor dorsal y lumbar, consecuencia del gran peso de sus mamas”. En estos caso, también se aconseja pasar por el quirófano (la seguridad social cubre reducciones a quienes padecen la gigantomastia). “Pues aunque el sujetador es aconsejable y ayudará a evitar problemas derivados del gran tamaño, también puede comprimir demasiado, sobre todo durante la práctica de una actividad deportiva intensa”, afirma Fernández. Un ejemplo: la tenista rumana Simona Halep, número dos del ránking WTA, pasó por el quirófano en 2009 para someterse a una de estas intervenciones.

La noticia se publico en la versión digital del suplemento médico, Buena Vida, del periódico El País  y en el texto se incluyen unas declaraciones del doctor Sergio Fernández, médico estético de Clínicas Dorsia. Puedes leer la noticia completa Aquí.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *