Dorsia en Revista Looc Madrid – Aqualix: La revolución Antigrasa (Mayo 2012)

En el último número de la Revista Looc Madrid, Leo Cerrud, médico estético en las Clínicas Dorsia de la calle Hortaleza y de la calle Alcalá de Madrid y consejero de la Unidad Medicina Estética Corporal y Nutrición del Dorsia Medical Group, explica y aclara dudas sobre la Revolución Antigrasa, Aqualix.

Artículo Aqualix: La revolcuión Antigrasa por el doctor Leo Cerrud

Si quieres leer el texto en pdf haz click en el siguiente enlace: Revista Looc Madrid (Mayo 2012)

Aqualix: La Revolución Antigrasa

Dr. Leo Cerrud es director médico de Dorsia Clínicas (Tel 91 531 37 75 / 91 726 98 16)

¿Es una avión? ¿Es un pájaro? ¿Es un cohete? ¡No! ¡Es superAqualix! O lo que es lo mismo, Desoxicolato Sódico, una molécula que promete eliminar la grasa localizada sin cirugía y sin aspiración. ¿No te lo crees? Sigue leyendo todo sobre la última revolución en Medicina Estética.

Se trata de un antiguo conocido de la medicina que se depura, se recicla y pasa a formar parte del extenso arsenal de tratamientos estéticos que tienen como finalidad la remodelación corporal reduciendo o eliminando la adiposidad localizada en zonas como cartucheras, brazos, abdomen, flancos o papada. A medio camino entre la liposucción clásica y la mesoterapia convencional, el Desoxicolato Sódico destruye la grasa localizada de la zona infiltrada reduciendo así el inestetismo provocado por su acumulación. Perfecto para mini-michelines y micro-lorzas.

Cómo funciona
Aparentemente el Desoxicolato Sódico tiene una doble acción cuando entra en contacto con la grasa: primero, rompe la pared celular del adipocito (célula grasa); luego, ejerce un efecto detergente que emulsiona su contenido. Se produce entonces necrosis del tejido graso localizado en la zona tratada y su posterior eliminación. Todo esto que suena como a CSI, en realidad se traduce en molestias del tipo dolor, morados, inflamación y reducción importante de la lorza. Mi opinión: Todo esto tiene estudios que lo avalan y es más o menos cierto, es decir, sabemos que el Desoxicolato destruye de una manera inespecífica las paredes celulares y sabemos que efectivamente es un «detergente» pero no estamos 100% seguros de que este sea el mecanismo real de acción. Por otro lado, si el Aqualix destruye las paredes celulares, ¿qué pasa con la piel que está cubriendo la grasa infiltrada? ¿Y el músculo que está debajo? Por eso es muy importante la pericia del Médico y su formación. Se trata de un procedimiento técnico-dependiente. El producto debe ser muy bien infiltrado en el plano correcto justo en la grasa subcutánea, ni más arriba, ni más abajo. Hay que saber que los distribuidores (Real Lasting) imparten cursos y dan certificados a los médicos y clínicas aptos para administrar ese medicamento. Y por supuesto, la aplicación intradomiciliaria hecha por uno mismo está completamente descartada. Efectos secundarios de la mala praxis: necrosis muscular y/o úlceras cutáneas de difícil manejo.

Quien y Dónde
Cualquier persona con «normopeso» que desea eliminar los cúmulos de grasa localizada rebeldes a la dieta y al ejercicio en la parte interior de los muslos y rodillas, región trocantérica (cartucheras) y subglútea (banana), abdomen, flancos, miembros superiores, lipomas, habitus ginoide (glúteo femenino), joroba de búfalo (nuca) y pliegue torácico (lorzilla del sujetador). Mi opinión: Est técnica no está indicada en el tratamiento del sobrepeso, es decir, con este tratamiento la regulación ponderal no es significativa. Y tampoco tiene un efecto considerable sobre el mal llamada celulitis. Es un tratamiento específicamente reductor y punto. ¿Cumple lo que promete? Definitivamente sí, pero no tanto y no está exento de algunos detalles un poco desagradables que es mejor saber y que os digo más adelante.

Efectos colaterales
Se tienen que realizar por lo menos tres sesiones separadas por un mes cada una para obtener un efecto duradero. A pesar de que la infiltración es completamente indolora, hay una serie de síntomas derivados de la acción local del Desoxixolato que incluyen: escozor, prurito, eritema, calor local, edema, dolor y hematomas. Aparecen a los 15 minutos de la infiltración y pueden durar hasta 6 días. Mi opinión: Es lógico y normal que aparezcan estos efectos secundarios puesto que el producto está destruyendo grasa in vivo, pero hay que saber que pueden ser mucho más floridos que lo que nos dicen los fabricantes. Es decir duele, se hincha, se pone rojo y/o morado y puede resultar un poco limitante durante los primeros días. Nada que no sea perfectamente tolerable pero, ¡ojo!, haberlos, haylos. Además la mayoría remite sin necesidad de tratamiento.

Conclusión
Es un tratamiento nuevo, lleva un par de años en el mercado, BUENO, funciona de verdad, BONITO, el resultado es muy estético y BARATO, comparado con una liposucción pequeña… Pero (siempre hay un pero) es importantisimo que lo realicen médicos estéticos especialmente preparados para ello y con un certificado oficial en clínicas habilitadas. He dicho.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *