El Lipofilling

NUEVAS TÉCNICAS EN LA CIRUGÍA Y MEDICINA ESTÉTICA

La Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) ha hecho público que las operaciones de cirugía estética se han reactivado un 5 % durante el último año en España, tras caer un 26 por ciento por la crisis.

Descargar en pdf

La buena salud de la que goza de nuevo el mercado de la estética, ha potenciado que tanto médicos y cirujanos como clínicas inviertan en sus departamentos de I+D+i, priorizando en investigación de nuevas técnicas.

Actualmente los cánones de belleza demandan una ausencia de artificialidad en los resultados de cualquier tratamiento estético. Nos encontramos en un  momento en el que la naturalidad es la mayor premisa para todos aquellos pacientes que planean realizarse cualquier tratamiento de medicina o cirugía estética.

El Dr. Sergio Fernández, Master SIES (Medicina Estética), miembro ESAAMS y director médico de Clínicas Dorsia, apuesta por el Lipofilling, el procedimiento de microinjerto de grasa que diseñó, con una experiencia positiva y probada, hace más de una década el Dr. Juan Monreal. Sus usos, como las de las otras formas de realizar microinjertos de grasa, abarcan desde el rejuvenecimiento facial mediante el relleno de arrugas, surcos o volúmenes perdidos, hasta el aumento de pecho, gemelos, tobillos o glúteos, pasando por el tratamiento de secuelas de liposucción o de deformidades congénitas como la microsomía hemifacial.

El Lipofilling o Lipoimplante es una alternativa duradera, biológica y fiable, y con capacidades regenerativas gracias a las células madre.

La Dra Chiara Nava, cirujana estética de clínicas Dorsia, asegura, tras su reciente paso por el 9th Anti-Aging Medicine World Congress, que para evitar que la grasa no subsista donde se implante, existen nuevas técnicas que logran enriquecer la grasa  a base de componentes propios de nuestra sangre, los “factores de crecimiento plaquetario”, que aumentan la calidad de la grasa y el éxito de su función.

La técnica se desarrolla extrayendo la grasa (del abdomen o la cara interna de los muslos), recogiendo la sangre y separando de ella el plasma, rico en factores de crecimiento. Mezclando la grasa y el plasma se obtiene una grasa enriquecida, que, una vez infiltrada, proporciona  una tensión y un aumento volumétrico de los tejidos tratados.

Esta técnica se ha bautizado de diferentes formas, pero la definición más curiosa es seguramente “Lifting del vampiro”, que hace alusión al efecto de tensión de la parte tratada por medio de la propia sangre del paciente.

Es una técnica indicada para todos aquellos pacientes que desean un resultado natural y sin riesgo de rechazo o reacción alérgica.

 

Las Clínicas Dorsia ofrecen como novedad de temporada en su amplia gama de tratamientos, el lipofilling, ya que cuenta con una serie de ventajas añadidas clínicamente demostradas; se utiliza la grasa del propio paciente como material de relleno, no se contempla el rechazo del implante, se produce una rápida recuperación, con cicatrices imperceptibles, los resultados son estables y duraderos y el tacto totalmente natural.