La obsesión por la Belleza

La revista Vogue España ha publicado un número especial  sobre Belleza. Una revista que incluye un reportaje sobre la dismorfofobia. Nuestro cirujano, el Dr. Jordi Mir, explica cómo afecta está patología a las personas que la padecen.

En los últimos años, los trastornos de autopercepción  han crecido, este incremento  está relacionado con la exposición constante en las redes sociales. Vivimos en la era de los autoretratos, y aunque no vivamos de nuestra propia imagen,  el deseo de alcanzar el canon de belleza perfecto se ha convertido en una obsesión.

 El miedo a la fealdad o la o dismorfofobia es el grado máximo de un trastorno que se subdivide en varios niveles. El elemento común es la preocupación excesiva por un defecto físico o por imagen física. Se calcula que este desorden afecta a entre el 0’7 y el 5’3 de la población general.

“Buscan la belleza y el bienestar a través de la cirugía” explica nuestro especialista

En su vertiente más gravé, la obsesión por la fealdad en su estado más puro se aplica a casos que, como explica nuestro cirujano, el Dr. Jordi Mir:

Se sienten  mal con su cuerpo. Se ven feos. Viven preocupados  por defectos inexistentes y en un constante martirio psicológico por pequeñas imperfecciones, apenas visibles. Son presas del estrés, del  desanimo y los sentimientos depresivos, lo que les lleva a sentimientos de vergüenza o soledad.  Suelen aislarse y evitan situaciones  que les provocan ansiedad o malestar psicológico, causando malestar psicológico.

Tal y como explica nuestro especialista, las personas que sufren este trastorno nunca se ven bien. Son personas que jamás se sienten satisfechos con el resultado.

Son personas que buscan su bienestar a través de la cirugía. Ante la respuesta negativa de un médico, recurrirán a otro para obtener aquella operación tan deseada. No son conscientes de su patología, niegan su problemática y creen que, intervención tras intervención, se sentirán mejor. Y no es así, al contrario, cronifican su problema.

El doctor Mir expone que jamás se debe intervenir a un paciente con esta patología. Se derivan a un psicólogo o psiquiatra.

El reportaje se ha publicado, en  el especial Belleza, de Vogue España.  Un suplemento que se entrega en el número de Abril de 2018 .

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *